Que no hablen por ti.

Escrito por lucia  | Creado en Jueves, 11 Diciembre 2014 11:33

Hay un tópico muy usado en el mundo de las parejas y es que llega un momento que uno de los miembros de la pareja habla por los dos. Si tienes una relación supongo que te ha pasado alguna vez : de repente tu pareja dice cosas que te definen a ti también y eso termina molestando.

 

 

En mi caso, por ejemplo, para que veas que pasa en todas las familias , te cuento de esas veces que vamos los dos de comilona y mi marido llega a casa de noche diciendo :”hoy no cenamos nada porque hemos comido muchísimo”. Yo le digo: “TÚ has comido muchísimo...¿ por qué hablas por mí? Yo sí cenaré” Y al final nos reímos y aquí paz y después gloria ( y muchas veces él también cena) ,pero reconozco que cuando habla por mí sin haberse asegurado antes de lo que me pasa, me molesta mucho.

 

No solo en el ámbito de la pareja, por supuesto. Padres que hablamos por nuestros hijos :” lo que tú necesitas es tal” y presidentes del gobierno que nos cuentan “lo que de verdad quieren los españoles ” también están en este saco.

 

Creo que una de las razones por la que hablamos de los deseos y necesidades de los demás es porque no sabemos hablar de nosotros mismos. No nos han enseñado a reportar nuestros gustos, nuestros deseos, lo que nos pasa, de una manera que invite a la cordialidad y cercanía ....y si mi marido no sabe decir un simple: “yo no tengo hambre , no cenaré porque he comido mucho”, no me quiero imaginar hablar de cosas más profundas en el mundo de las relaciones. Es curioso este ejemplo de cenar porque una amiga mía, después de contarle mi frustración cuando mi marido quiere evitar que yo cene después de los saraos familiares, me decía que ella hace lo mismo con su pareja, es decir, le suelta la perla :“ hoy no cenamos eh?” y cuando le pregunté que por qué narices hablaba por los dos sin haberle preguntado a él primero era porque estaba preocupada por el peso de él . Así que , en vez de decir: “ estoy preocupada por tu peso, me gustaría que cenaras algo más ligero” soltaba cosas como :“Uy, cuánto hemos comido hoy en casa de su madre , hoy no cenamos”.

 

Mira qué sutil diferencia , ¿eh? Y sin embargo ella es incapaz de mostrarle su preocupación, pero ¿por qué?

¡¡¡¡Pues porque es SU preocupación!!!!! y hablar de uno, es incómodo si no estamos acostumbrados. Pero su preocupación está ahí, y seguirá estando hasta que no haga algo al respecto.

 

No nos han enseñado a hablar de nosotros mismos de una manera natural. No sabemos. Y lo peor de todo es que nuestros hijos , si no ponemos remedio, tampoco lo harán.

Pero se puede aprender, se puede hacer, se pueden dar pequeños pasos.

 

Podemos dejar de permitir que hablen por nosotros.

 

Lo primero, pienso que podríamos dejar de ser tan complacientes , aunque también soy consciente de la pereza, o miedo más bien,que da abrir la caja de Pandora.

 

Imagínate que estás en pareja y tu mujer dice: “ Este año que vamos peor de dinero nos quedamos en casa por Navidad y así nos viene mejor”, y tú , por no encender la mecha del conflicto, te callas. Y ojo, a lo mejor también estás de acuerdo en quedarte en casa también por Navidad, pero el hecho de que no te pregunten, muchas veces molesta. ¿ A qué sí?.

 

¡¡Pues aprendamos a decir lo que pensamos !!

 

Podemos decir algo así: “¿ sabes? Cuando informas de las cosas sin decirme antes nada me molesta porque necesito que se cuente conmigo en las decisiones “

 

Y ¿ qué decir cuándo encima NO estás de acuerdo en quedarte por Navidad? Mejor me lo pones, así que hablemos: “Comprendo la dificultad económica y al mismo tiempo a mí sí me gustaría irme, la verdad ¿qué opinas?”

 

No sé si al final te irás de viaje o no por Navidad, pero al menos has salido ahí a defender tus intereses, tus valores y tus deseos...y puede parecer una tontería y puedes decirme que no pasa nada porque un día te calles pero es que es un día, y otro, y otro y al final....uno acaba un día frustradísimo y no saber por qué .Perdemos poco a poco la capacidad de decidir por uno mismo y esto , mi querido amigo creo que es el inicio de un malestar general y de una pérdida de autoestima.

 

Te animo a que desde hoy cuentes tus opiniones asertivamente. Sin crear conflicto, eso sí, pero de esto último hablo ya en otro momento.

 

Me despido con una canción de Sabina que me gusta mucho:

 

Y sal ahí, a defender el pan y la alegría,

y sal ahí, para que sepan

que esta boca es mía”

 

trabaja para que nos podamos comprender todos un poquito mejor.

Si tienes problemas de relaciones y comunicación escribe a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

(C) 2013 www.ytuquequieres.es