Te lo puedo decir más claro y menos alto

Escrito por lucia  | Creado en Martes, 18 Noviembre 2014 21:22

Hace un tiempo, leyendo a un filósofo francés cuyo nombre no recuerdo , me quedé con una idea que me encantó. Y es que él estaba en contra del lenguaje metafórico y poético, y defendía la claridad al exponer nuestras ideas. Venía a decir algo así : ¿por que no decir las cosas directamente en vez de ir a rodeos, metáfora,comparaciones, generalizaciones,retóricas que confunden las cosas más que aclaran?

 

 

En las tertulias amorosas que organizo suelo ver también las caras de la gente y cuando en algún momento alguien ( o yo misma) salta con una metáfora, puedo observar ciertas caras de confusión.

 

Y es que no todo el mundo las entiende igual.

 

Es curioso que alguien que elige una metáfora para aclarar algo, al final se le entienda peor. Y es que pensamos que es como cuando le enseñamos a nuestros hijos a través de una metáfora o comparación, algo de la vida: “ Pablito, estar estresado es como cuando te pusiste nervioso al llegar tarde al colegio “ y es cierto que en muchas ocasiones ayuda, sobre todo en esos casos donde se explica algo que pasó a las dos partes.

 

Sin embargo, a mí cada vez me lían más en el mundo cotidiano.

 

Recuerdo una vez, estando con unas amigas, que una de ellas empezó a hablar y a decir cosas así :”pues ya sabéis , estuve en su casa y bueno lo mismo de siempre, que pan para hoy y hambre para mañana, que me dio de comer un poquito y luego se fue con el bote lleno”.

 

Al ver la cara de las allí presentes, rebajó el tono de la metáfora :” vamos, que los tíos de hoy en día no saben cómo tratarte, que se creen que somos tan independientes en todo y ni tanto ni tan calvo”.

 

Yo me empecé a poner nerviosa y al final le dije:

no te entiendo nada, de verdad” ¿puedes decir las cosas un poco más claras , sin metáforas y siendo más específica? ¿contarnos exactamente qué pasó y cómo y punto?

 

Creo que se molestó , pero al final pude entender qué le pasaba.

 

El sarcasmo, la metáfora, la ironía, el humor...a veces me hace gracia, lo reconozco. Aunque yo creo que una ironía es ironía cuando la has entendido, y no antes( te haga gracia o no) ; así que uno se cuida mucho de contar algo con ese humor típico, y cuando lo cuenta, sabe que se va a entender. Vamos, que Buenafuente lo sabe y lo hace conscientemente. Estás en el contexto justo, sabes que es humor, es el tema del día ,en fin... Te puede hacer gracia o no, pero lo entiendes.

 

Sin embargo, no siempre entendemos esa manera de contar las cosas y un programa de humor no es lo mismo que nuestra vida diaria y a mí en mi vida diaria me gusta que me cuenten las cosas sin las metáforas de turno porque me parece mucho más interesante.

 

Y que conste que yo también formo parte de este tinclado y me apuesto el brazo a que , releyendo alguno de mis post incluyendo este, encuentras más de una y más de 10.

 

Pero eso...ya se acabó. Cada vez me cuesta más entender a las personas que hablan así cuando me cuentan un problema y te voy a explicar porqué.

 

Primero porque me estoy acostumbrando a la objetividad de las cosas. A las cosas muy prácticas, muy específicas. Si alguien me dice :” lo que le pasa a las mujeres es que son princesas sin corona”, probablemente le pregunte 100 veces qué quiere decir porque a mí personalmente me cansa hacer el esfuerzo por traducir esa frase. Sí, es verdad que con un poco de imaginación y suerte, puedo intentar intuir qué quiere decir esa perla pero...y digo yo ¿ por qué he de descifrarlo yo sola ? ¿ no sería mejor un poco de ayuda entre todos?

 

Segundo, porque el hablar con rodeos, metáforas, comparaciones, no es hablar de uno mismo, al menos directamente. Y a mí me gusta que me hablen de uno mismo, lo encuentro más enriquecedor y más útil para aportar información. Y esto se lo diría a TODOS los políticos, por cierto, porque no sé si has visto en los debates que hablan de todos los españoles menos de ellos ...

 

Pero...¿Y por qué hablamos así? ¿Por qué no somos más claros?

 

Utilizamos estos “atajos” para no tener que contar nuestras propias miserias y alegrías de una manera más personal , que es muy muy incómodo si no estamos acostumbrados. Hablar de uno mismo al otro requiere objetividad , autoconocimiento y valentía. Y no todo el mudo puede presumir de ello. Hoy mismo a mi hija de cinco años le ha dado vergüenza explicarle a su hermano porque no le gusta que pinte con sus pinturas. Dicho con sus palabras: “ he gritado porque eso que me pides que diga me da vergüenza”...¡qué fuerte!.

 

Verás, si una mujer dice algo como “ A los hombres solo les gusta las Barbies” y se queda ahí, no me dice mucho de sí misma en realidad aunque parezca que sí.Yo puedo buscar en mis recuerdos, en mis pensamientos y encontrar los motivos por el que estar de acuerdo o no, y listo. Puedo tener alta dosis de empatía e intuir qué le puede pasar a esa persona o puedo también, irme literalmente de la conversación y no seguir hablando. Y puedo alejarme de la conversación y de esa persona aún estando en cuerpo presente. Y creo que muchas veces hacemos esto último.

 

También en ocasiones, preguntamos para sacar más información , y en más de una ocasión , seguro , la persona que recibe las preguntas se ha empezado a poner cada vez más incómoda y nerviosa . ( En terreno peligroso nos metemos, ya sabes: “Pues hija, ya sabes lo que quiero decir ¿no?, está clarísimo, mira vamos a dejarlo” )

 

O esa persona puede decirme: “El hecho de haber tenido dos experiencias desagradables con respecto al físico de las mujeres me hace perder la confianza acerca de lo qué buscan los hombres y dudo acerca de si querer pareja.”

 

y yo recibir eso con mucho más cuidado, que cuando recibo la “perla” de Barbie. Porque aquí hablamos de material muy valioso. Y no hace falta que nos cuenten con pelos y señales aquel momento de su vida para que lo que nos cuenten sea material valioso que hable de uno. Basta hablar de hechos, sentimientos, y necesidades.

 

 

Termino este post con una metáfora de Mandela : “ no es la oscuridad lo que tememos sino nuestra propia luz”.

 

Muy bonita, lo sé...Metáfora que he leído en varios casos distintos y te explico lo que significa para mí:

 

.Para mí es lo siguiente: si empiezas a preguntar por el motivo real de las cosas que dices...aparecerá la luz, osea, nuestros deseos y necesidades escondidas en esas metáforas y eso no es cómodo.

 

Me pregunto qué significa para ti.

 

enseña a mejorar en tu comunicación y así mejorar en tus relaciones.

Para más información : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Comentarios   

 
0 #6 Paco Castaño 20-11-2014 15:15
Cito a lucia jimenez:
Hola Paco, es como si habláramos idimas diferents...porque padres e hijos igual.
Por eso yo defiendo un idioma donde no entremos a discutir los juicios morales de cada uno, sinO INFORMAR de nuestros valores, que es algo distinto.
¿Y qué me dices de los políticos en sus tertulias?
besos

Bueno, Lucía...los políticos.
Yo creo que es un problema diferente. Lo primero es qeu cambian de opinión cada hora del día según lo que tengan que justificar...Co n ese punto de partida y para qeu no se les note mucho, hablan de forma que se puede entender cualquier cosa. Inventan "concetos" (que diría Pepiño Blanco) como el de las "soluciones habitacionales" de la Ministra Zapaterina...
O simplemente hoy dicen blanco y mañana negro...
Citar
 
 
0 #5 Paco Castaño 20-11-2014 14:50
Cito a Maria José:
Hola Lucía, te sigo hace tiempo, y me encanta leer tus artículos, y en este me he atrevido a comentar cuánta razón tienes en lo de poner luz a nuestros deseos y necesidades, y lo incómodo que nos resulta. Gracias por ser tan valiente y decir lo que muchos pensamos, poniéndole luz. Y de poner luz tú sabes mucho.
Un abrazo luminoso.

Hola María José,
Me gusta tu comentario. Es muy ilustrativa la forma en la que hablas de iluminar para vernos por dentro (lo que pensamos y sentimos). Porque aunque no lo entendamos o no seamos conscientes de ello, todo lo que se nos ve por fuera no hace sino reflejar lo que hay dentro.
Que venga esa luzzzzzzz

Que tengas un buen día
Citar
 
 
0 #4 lucia jimenez 20-11-2014 14:31
Mariajosé, muchas gracias a ti por este comentario tan bonito porque me hace recordar el porqué de mi blog.
;-)
Citar
 
 
0 #3 lucia jimenez 20-11-2014 14:30
Hola Paco, es como si habláramos idimas diferents...por que padres e hijos igual.
Por eso yo defiendo un idioma donde no entremos a discutir los juicios morales de cada uno, sinO INFORMAR de nuestros valores, que es algo distinto.
¿Y qué me dices de los políticos en sus tertulias?
besos
Citar
 
 
0 #2 Maria José 19-11-2014 21:44
Hola Lucía, te sigo hace tiempo, y me encanta leer tus artículos, y en este me he atrevido a comentar cuánta razón tienes en lo de poner luz a nuestros deseos y necesidades, y lo incómodo que nos resulta. Gracias por ser tan valiente y decir lo que muchos pensamos, poniéndole luz. Y de poner luz tú sabes mucho.
Un abrazo luminoso.
Citar
 
 
0 #1 Paco Castaño 19-11-2014 15:45
Gracias por compartir este artículo tan interesante.

Yo añadiría a esta discusión la tan diferente forma de comunicar y entender que tenemos chicas y chicos. Si ya es difícil entenderse con medias frases y metáforas, mucho más lo es cuando hay mezcla de personas de diferente sexo. Ni peor ni mejor. Diferente. Pero que nos acarrea tantos malentendidos.

Opino como tú que si quieres algo, vale más pedirlo claramente. Si quieres que te escuche y no te conteste, mejor dímelo de antemano. Y si quieres que te entienda, por favor usa el lenguaje natural: sí para decir sí, no para decir no y quizás no lo sé si es el caso. Pero esperar que el otro imagine lo que quieres decir da muchos problemas.

No he querido mencionar nada sobre las culturas o nacionalidades de las personas que se comunican. Ahí hay otra barrera clara que se suele reducir cuando se habla de forma más directa.

De nuevo, buen artículo. Me ha gustado.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

(C) 2013 www.ytuquequieres.es