De apegos amorosos: primera parte

Escrito por lucia  | Creado en Miércoles, 18 Diciembre 2013 14:51

Muy interesante el tema de los apegos  en el ámbito adulto. Últimamente he leído mucho sobre el tema y me ha enganchado un poco   , aunque  la verdad estoy un poco cansada de ver la sombra de mis padres en la cama de mi pareja a todas horas  , qué hartura.  Yo no digo que no sea útil a veces saber por qué somos así o asá,  aunque en mi campo a mí no me gusta mirar atrás y desempolvar nada, sino mirar adelante y ver qué podemos hacer con el apego que nos ha tocado heredar.

Así que  definamos qué es el apego  y esas tres clases de las que hablan los libros.  Y como hay tres clases y cada una muy importante, he decidido dedicar un post a cada una, para que identifiques comportamientos que te alejan de tener buenas relaciones y busques la manera de mejorarlos.

El apego  adulto y del que hablo aquí  es la manera que te relacionas tú con tus con tus parejas, y es que al parecer las personas, aunque con los años podemos cambiar el tipo de apego, respondemos generalmente a tres tipos muy diferentes uno del otro:

*El inseguro,  personas que demandan mucha intimidad y pruebas de amor ; suelen  tener miedo y inseguridades con respecto a la relación y su estado emocional varía de estar abajo en la tristeza o arriba en la más absoluta felicidad, y todo dependiendo de lo que su pareja haga o diga algo concreto. No saben comunicarse expresar sus necesidades.

*El seguro, personas que saben lo que quieren en el terreno del amor y lo saben expresar. Son realistas con respecto a la situación de pareja y no por ello dejan de ilusionarse. Saben identificar las necesidades del otro y son buenos en situaciones de conflicto.

*El distante, personas que andan buscando el ideal de pareja pero que nunca están satisfechos con lo que encuentran. Incómodos ante la intimidad y las muestras de afecto, necesitan autonomía en sus relaciones pero raramente la saben expresar correctamente. Se centran en las cosas negativas de la relación y así poseen  más razones para disolverla y seguir soñando...

En el mundo hay aproximadamente un porcentaje de 50% de seguros,  un 25% de inseguros y un 25%  de distantes . El propósito de este post no es que descubras tu estilo y ya está  , (qué mala suerte oh) ,  sino que sepas qué necesitas para poder pedirlo y llevar paz mental a tu relación. En el camino de búsqueda de pareja hay personas que sabrán llevarte bien , otras no, así que es importante saber qué pueden hacer las personas que tienes delante para contribuir a que tu apego no se  te dispare y saber también que si esa persona no quiere o no sabe hacerlo mejor será buscar otro compañero.

Hoy hablaremos del apego ansioso, es decir, personas que buscan la intimidad y la cercanía de sus parejas desde el principio y que demandan muchas pruebas de amor porque son altamente inseguras con respecto a la relación que tienen. ¿Te suenan estas cosas de la lista de abajo? Si la respuesta es Sí, probablemente tengas un apego ansioso o lo tenga tu pareja, veamos:

*Una necesidad constante de estar en contacto con la persona a través de sms, whatsap, llamadas a lo largo del día.

*Juegan al juego de la “llamada” que es, si no me contestas en un tiempo de X minutos, me enfado y ya no te llamo, si recibo una llamada estaré distante, frío y te lo haré pagar con silencios y una actitud manipuladora e incluso amenazando la ruptura, en vez de expresar claramente mis necesidades.

*Son personas que no tienen problema en expresar su amor, su unión y su intimidad y que igualmente así lo demandan también, sufriendo mucho si no lo obtienen.

*Necesitan saber a dónde va la relación en cada momento y en qué lugar ocupa su pareja en ella.

Las personas ansiosas  ven muchas veces amenazas en su relación, aun sin ser reales. Muchas de estas personas eligen como compañeros a personas distantes ( los distantes no se emparejan entre ellos normalmente, por lo que hay más distante por ahí suelto que ansioso)   y viven en una montaña rusa  porque cuando su compañero reafirma su unión todo es fantástico pero cuando pasa algo que activa su inseguridad vuelven a estar a la altura del betún, haciendo su vida un camino de altos y de bajos. Piensan que el estar así, con esa sensación  tipo “Dama de las camelias”  es una prueba de que aman apasionadamente pero me temo que eso no es así. Amar no tiene nada que ver con esto, sino con una reciprocidad en la satisfacción de nuestras necesidades. Es más, si tienen la suerte de encontrarse con alguien seguro, que lee entre líneas lo que estas personas necesitan , probablemente se aburran porque el que no esté activada su “alerta roja” del  apego, le dirá falsamente que “esa persona no es él o ella” y rompan pensando  que falta chispa, pasión o más mariposas en la tripa. Y la realidad es que si tú eres ansioso o ansiosa , lo mejor que puedes hacer es salir con personas seguras, que sepan lo que quieren y no te digan un día sí y otro que no, llevándote al parque de atracciones  varias veces a lo largo de la semana .Y que te lleven a una zona más allá de tu apego donde reine el amor, la calma, la intimidad segura y la salud, si se tercia.

Si tú eres ansioso, no obstante deberás aprender a pedir las cosas que tú necesitas. Es legítimo pedir a tu pareja esas cosas, tranquilo. Pero una cosa es pedir y otra volver loco a tu compañero, por muy seguro que sea. Veamos un ejemplo:

Imagina que tú eres una mujer de apego un poco ansioso y necesitas, sobre todo al principio confirmación del amor de tu pareja casi a diario. Cuando llamas por teléfono a tu pareja en el trabajo, no te responde e incluso  no te llama hasta por la noche. Eso te preocupa y te da por pensar cosas como que ya no le gustas, la relación no va a ningún lado etc…Si esa espiral sube, cuando él te llame tú le ignorarás y le harás chantaje emocional, provocando en él quizá un enfado. Si la persona que tienes delante es segura y lee tu mente, probablemente entienda que con tan sólo una llamada es suficiente para devolverte tu bienestar pero…¿ y si tienes a alguien sin esos poderes? Lo que provocarás es que le des  aún más razones para que actúe así y que desconfíes porque créeme, a nadie nos guste que nos exijan así  las cosas   .

¿Qué puedes hacer? Lo primero es Identificar el hecho objetivo que ha provocado tu malestar: En este caso, es que tu pareja no te ha devuelto la llamada en el día. Por favor, fuera juicios y creencias sobre lo que empaña al hecho , cosas como “ debería haberme llamado, no le importo, la gente educada responde a mis mensajes etc.”: separa tus juicios del hecho objetivo que ha desencadenado el conflicto.

Una vez que has identificado lo que te molesta exactamente averigua qué necesitas tú para tu bienestar, y esto no es fácil, porque has de hacerlo sin pasarle la patata caliente a tu compañero y sin que implique una acción. En este caso, tu necesidad no es de una llamada sino de, por ejemplo  CONFIRMAR LA RELACIÓN,  UNA NECESIDAD DE SABER QUE LA OTRA PERSONA ESTÁ DISPONIBLE Y LE IMPORTAS etc. .Puede ser ¿no?, entonces por ahí es donde tienes que negociar: Diciendo al otro lo que tú necesitas para ti misma y que si no lo obtienes te sentirás  insegura en la relación  y que para que eso no suceda qué le parece si hace el esfuerzo de devolverte la llamada cuando tú llames  . Puede que él te diga que desde el trabajo no puede hacerlo pero que lo hará desde casa. Bueno, eso ya es algo ¿no? . Es decir, lo importante aquí no es que él haga lo que tú quieras, sino que entienda que tú tienes una necesidad y que él va a contribuir a satisfacerla y a consecuencia de eso, tú estarás mejor, y para esa contribución hay muchas maneras, no sólo tiene que ser la que has ideado tú.

Y si la persona que tienes delante , es distante , porque “te da caña” y eso a veces te gusta, pero no quiere ni tiene la mera intención de aprender a satisfacer esta necesidad que para ti es tan importante mi pregunta de coach ahora es : ¿Y para qué sigues con él?

Es fascinante el mundo de los apegos, y el que haya un 50% de seguros por el mundo es una bendición para los que hemos experimentado los otros porcentajes (yo soy un poco distante) , ya que son personas que harán que te conviertas en seguro y puedas de verdad tener relaciones saludables.  Así que la próxima vez que te aburras en una relación piensa qué te aburre exactamente, y si puedes, da  un poco más de margen ,y  aguanta un poco , porque a lo mejor el amor de tu vida está en la balsa del Parque de Atracciones, esperándote, y no en la montaña rusa.

.

Mi próximo post, los seguros. ¡No te lo pierdas!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

(C) 2013 www.ytuquequieres.es