Por qué son incompatibles las mariposas con una relación duradera

Escrito por lucia  | Creado en Viernes, 04 Octubre 2013 12:11

Tal vez sea tu caso; como estar enamorada o enamorado es tan maravilloso, quieres tener esta sensación por siempre. Quieres, después de dos, tres años, incluso con la llegada de los niños, poder  pensar en tu pareja  con la misma pasión que la pensabas cuando os acababais de conocer. Yo no sé si a estas alturas te has dado cuenta de que no es así. De que eso es imposible…Tal vez estés muy desencantad@ con el amor. Que te has enamorado muchas veces pero que al poco tiempo, ya no es lo que era. Y la persona que tienes delante es alguien distinto. ¿Pero por qué?

Miras a tu alrededor algún caso de pareja que haya durado mucho tiempo  y ves  caras largas, gente sin pasión, alguna mano que otra, algún gesto de ternura mensual, quizá ,pero eso no es lo que tú quieres ¿no?; Pues déjame explicarte que una cosa es lo que ves y otra es lo que vive cada pareja .Tal vez esas parejas que ves que no se besan en el cine sientan un amor mejor aún que el que tú sentías la primera semana después de haber conocido a esa persona especial . Y además, ¿y nosotros qué sabemos de ellos en realidad?

Si tú quieres una pareja estable y que dure, olvídate a largo plazo de las mariposas. Se irán. Pero si le das oportunidad a lo que viene después tal vez de merezca la pena.

Cuando nos enamoramos nuestro cuerpo segrega unas hormonas que son como anfetaminas naturales. Estamos drogados básicamente, la única diferencia con las drogas exteriores es que enamorarse es legal y gratis. Estas hormonas hacen que estemos tan de buen humor, pensando todo el tiempo en esa persona, nos duele la tripa, ¡a veces hasta devolvemos!, no dormimos pensando en esa persona, no comemos.  Yo cuando me sentía sí estaba maravillada con la vida pero al mismo tiempo me preguntaba  por qué razón no podía comerme un filete tranquilamente, es que era un dolor de tripa a todas horas que rozaba lo molesto, más bien. Como ves, hay personas a quien no le sentaban bien las mariposas.

Como estamos tan contentos, no vemos las cosas negativas de esa persona. De hecho en realidad nos hemos enamorado de un ideal, porque todos y cada uno de nosotros albergamos en nuestro subconsciente un patrón ideal de amante. Curiosamente, si ves de qué personas te enamoras a lo largo de tu vida muchas de ellas tienen cosas en común de ese patrón, formado por cualidades que tanto admirabas de aquellos padres, hermanos estrellas de la tele , del deporte etc…

Así que conoces a una persona que coincide en algo con ese patrón. ( Por ejemplo en mi caso era el pelo largo, ver a Atreyu en “La Historia Interminable” 5 veces me afectó) te gusta y  automáticamente le otorgas toooooooooodo el patrón a ese o esa inocente; y así pensamos que es el hombre o la mujer de nuestra vida, que este sí que sí, y nos enamoramos como bobos. Por eso dicen que el amor es ciego. Probablemente esa persona coincida en “algo” en ese patrón pero desde luego no en todo, y llegado el momento tendrás que enfrentarte con la realidad, dura para algunos, para otros igual de maravillosa por suerte.

Además, ese nivel de hormonas baja, por lo que te preguntas si estás verdaderamente enamorado. Y yo lo que te pregunto es : ¿ pero estuviste realmente enamorado de verdad?.

Y es aquí cuando  muchas personas tiran la toalla y  dejan a esa persona para continuar buscando más mariposas y más pasión hasta que encuentran a otra persona que les hace tilín y al poco les vuelve a pasar lo mismo. En realidad estas personas están adictas a lo que las hormonas producen en su cuerpo en realidad. Lo siento,…es así.  Quizá Walt Disney  tiene algo de responsabilidad en que nos creamos cosas que no son, pero la realidad es que cuando decimos que entre dos personas hay química, es LITERALMENTE verdad.

No es el universo ni Cupido, ni el misterio del amor. Si tú eres una de estas personas  que sólo busca esas sensaciones creo que debes reflexionar un poco sobre lo que de verdad quieres. Si tú sólo quieres mariposas, ve de una persona a otra. Pero  si quieres una relación estable, debes de tener paciencia, no tirar la toalla tan pronto y esperar a pasar este pequeño “despertar” . Porque si de verdad esa persona tiene otras cosas que darte mejores tal vez merezca la pena descubrir quién es. Y no es verdad que el amor se vaya, y no es verdad que no sientas alegría cuando ves a tu pareja después de un día de trabajo después de 15 años de relación  y no es verdad que incluso haya veces que alguna mariposa vuelva en alguna noche de cena, pero hasta que esos momentos más placenteros, más íntimos, más estables y más tranquilos vengan debes de tener algo más de paciencia y trabajar un poco  por esta relación.

Por supuesto que hay casos en los que ni la oxitocina ni la anfetamina o ni la mismísima caridad pueden hacer que continúes con personas que abusan de ti en cualquier aspecto, o si aparece el temido desprecio. Tampoco continúes si no hay atracción de ningún tipo. Pero puede que alguien te siga gustando aunque parte de   “la química”  eufórica haya desaparecido. Porque la química que desaparece se llama dopamina pero  la química que se queda se llama oxitocina, o hormona del apego, que es otra hormona que se segrega para mantener la pareja unida, mucha más tranquila, con más batería , y desde luego, ¡una hormona que me permite comer y dormir perfectamente! Tú eliges la que te viene mejor, pero debes de saber que la oxitocina se segrega en momentos placenteros así que no pienses que después de un día de gritos te correrá por tus venas.

Por eso es tan importante que elijas bien antes de que pases por esa fase . Porque si has elegido una persona para tener una relación duradera con ciertos valores, o cualidades, pasaras por esa fase sin problemas y no con la sensación de estar con un extraterrestre.

Las personas somos distintas. Es imposible que tu pareja colme todas tus preferencias, físicas y de carácter. ¿Pensabas que habías encontrado tu alma gemela? Quizá lo que encontraste era tu IDEAL gemelo, pero es que ese ideal no vive en Madrid  o Valencia , vive dentro de ti. Y esos ideales nos ayudan a enamorarnos pero luego nos hacen un poco la pascua, la verdad.

No vayas al amor idealizándolo tanto. Si fueras un adolescente que acaba de salir del cine de ver  “Crepusculo” entendería que no quisieras escucharme, pero si desde la madurez  lo que tú buscas es una relación que dure, deja que las mariposas acampen en otros sitios y vengan en su lugar otros animalitos más calmados y más chiquititos a tus tripas. Y ponte a hacer cosas que te apasionen aparte de estar con tu pareja, ten retos, vive la vida enterita y no sólo la parcela dedicada al amor. A las mariposas les gustan de proyectos apasionantes. Por ahí seguro que vuelven.

.

¿Quieres que sea tu coach?http://www.ytuquequieres.es/mi-coaching

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

(C) 2013 www.ytuquequieres.es