Qué significa “ conocerse uno mismo”

Escrito por lucia  | Creado en Jueves, 26 Septiembre 2013 21:35

Dicen (y muy bien) que hay que conocerse uno antes de emprender la búsqueda de la pareja perfecta. Pero no te agobies, no necesitas mudarte a un monasterio para hacerlo.

En realidad, nadie deja de conocerse nunca. Es imposible que te conozcas del todo, porque eso sería pasar por millones de experiencias más de las que has pasado. Pero sí que es posible tener un  autoconocimiento mínimo para tus decisiones diarias, incluyendo tus relaciones amorosas.

Alguna vez he dicho que antes de buscar pareja has de conocerte a ti mismo un poco y es verdad, aunque reconozco que frases como “conocerse a sí mismo-quererse a sí mismo-ser uno mismo” suenan muy fáciles pero en la práctica se entienden fatal,  y no me extraña.

Voy a intentar explicarte qué es y por qué creo que es importante conocerte antes de establecerte en una relación  y también te diré que no tiene que ser complicado ni  hace falta enclaustrarse en una habitación de tu casa durante tres meses. Cuando mejor se conoce uno, además, es experimentando cosas, así que este tiempo que estás sin pareja aprovecha y tenlas; sal, conoce gente, empieza a tender puentes y lazos, aunque no sean perfectos.

Hay veces que basta un minuto para darte cuenta de muchas cosas que no sabías de ti mismo. No se trata de un tiempo específico, sino de ser un poco más consciente de los sentimientos que en ti provocan las cosas y las personas.

Cuando trato a personas, sobre todo cuando vuelven a estar solos después de un desengaño amoroso temen a esa soledad más que a nada en el mundo y para más inri nosotros, los “entendidos” y los manuales de autoayuda no hacemos más que repetir lo bien que puedes aprovechar este tiempo  para quererte y conocerte. (“¡aprovecha, ya que estás solo!”)

No me extraña que temas esos momentos, porque  te pedimos que hagas algo que, bajo mi punto de vista, no se debe hacer desde la más absoluta soledad.  ¿Pero cómo te quieres a ti mismo? ¿Te levantas y te das un abrazo y ya está arreglado? Está bien que hagas autoafirmaciones si te vienen bien, pero de nada te sirve hacértelas sino sales ahí fuera y empiezas a tener experiencias y a darte alguna que otra oportunidad también de equivocarte.

¿Qué es conocerse a sí mismo? Pues pienso que es sencillamente saber lo que te va bien y lo que no. A mi abuela Juana le sentaba fatal la morcilla y se hacía la “sueca”, cuando la comía. Decía que le sentaban mal las otras cosas que acompañaban a esa morcilla como el  jamón de york, “¡sí claro!” Le decíamos nosotros; Yo supongo que no era tonta y que sabía  del cuento, pero qué quieres, al fin y al cabo era un dolorcillo que al día siguiente se le pasaba.

Pero cuando hablamos de tener relaciones, de establecer lazos duraderos, ahí yo creo que hay que dejar la morcilla e ir directamente a la dieta blanda.

Yo puedo desear a tal persona pero como me conozco, sé que no me conviene y diré que no.

Para eso sirve el autoconocimiento, para que “el deseo” se convierta cada vez más en “lo que necesito”. ¿No te ha pasado nunca que a veces pensabas que querías algo y después de conseguirlo no eras feliz? Eso es porque lo que has obtenido al conseguirlo no es algo que necesitabas ni es algo que valoraba mucho.

Esto es lo que creo que debes conocer de ti:

*TUS VALORES. Algunas personas los llaman principios. Si vas en contra de ellos te sientes mal. Los valores son experiencias internas que más  valoramos sobre otras. La salud, el deporte, la puntualidad, la diversión…Los valores se comparten pero nunca se exigen. Tú puedes pedir puntualidad a tus empleados porque tú la valoras pero nunca podrás hacer que ellos la valoren como tú.

¿Qué cosas valoras tú? Sabiendo tus valores, tomarás más y mejores decisiones. Si tú valoras la aventura, la pasión, el sexo libre  y la diversidad,… ¡no sé si te vendrá bien una pareja estable!

*TUS NECESIDADES. Todo el mundo las tiene.Las necesidades deben ser cubiertas y para ello requieres de ayuda exterior. Algunas necesidades te las puedes cubrir tú (por ejemplo, necesidades económicas) otras, las debes de pedir a la gente alrededor tuyo (por ejemplo pedir a tus amigos que te avisen si van a llegar tarde a una cita) otras necesidades deberás pedirlas a tu pareja. ( como el cariño, la comunicación).

Las necesidades se diferencian de los deseos en que son insustituibles (si yo necesito llorar, no me digas que hable), y cuando no son cubiertas hay un malestar.

Saber que necesitas es vital. De hecho, detrás de una discusión, de un enfado, de un malestar, casi siempre hay una necesidad no satisfecha. Tienes que aprender a identificarla. Hay veces que nos enfadamos o no paramos de llorar. En ese momento hay que preguntarse “¿ qué necesidad tengo que no  está cubierta”? y ponerle remedio. 

*TUS DESEOS.

Los deseos son aquellas cosas que anhelamos para mejorar y ser más felices. Se diferencian de las necesidades en que los deseos se pueden substituir sin que yo me sienta mal necesariamente; la línea entre deseo y necesidad es absolutamente subjetiva y lo que para mí puede ser un deseo o incluso un capricho, para otra persona puede ser de verdad una necesidad.

Cuando deseamos cosas y las conseguimos y somos felices, es una buena señal, porque eso indica que has vivido acorde a tus valores y que has deseado cosas que realmente necesitas.

Por favor, no te encierres meditando sobre cómo eres meses y meses, es como si estuvieras preparando un negocio y nunca te atrevieras a poner la primera piedra porque lo quieres todo perfecto. Habrá valores, necesidades y deseos que con el paso del tiempo y las prioridades, cambien además.

 Haz las cosas que te gustan, honra tus valores y descubre algunos nuevos, cubre tus necesidades con todos los recursos que se te ocurran, ten retos, deseos que realmente necesites , en una palabra, vive.

.

¿ Quieres que yo sea tu coach? http://www.ytuquequieres.es/mi-coaching

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

(C) 2013 www.ytuquequieres.es

Creado por Diseño Web Madrid