¿Y tú qué piensas del amor?

Escrito por lucia  | Creado en Viernes, 20 Septiembre 2013 12:30

 

¿Estás sin pareja y te gustaría tenerla? ¿Te gustaría tener pareja estable?

Pues antes a mí me gustaría por favor que leyeras estas frases:

*No existe gente que merezca la pena.

*Si hasta ahora no he encontrado el amor de mi vida es porque no existe.

*Soy muy mayor para enamorarme.

*Yo no soy “querible”

*las personas  estamos destinadas unas a otras.

*Atraigo siempre al menos apropiado/a.

*Si hay amor, todo lo demás da igual.

¿Cuál de estas frases a simple vista inofensivas te revuelve más la tripa? ¿O tal vez quisieras incluir otra de tu propia cosecha? ( hazlo, hazlo)

Pues verás, es difícil de creer, pero puede que alguna de esta frases ( o creencias)  te esté alejando ahora mismo de la relación que deseas.

Las creencias son verdades para ti. Punto. Una creencia es algo que tú crees con certeza que es verdadero, y lo crees no superficialmente, sino muy de puertas “para adentro”, vaya. Por eso no se modifican tan fácilmente, con el mero hecho de quererlo.

Tú imagínate que piensas (porque hay mucha gente que así lo cree) que las personas estamos destinadas las una a las otras. Que existe la media naranja. Y que una vez que tú sientes que has encontrado a esa media naranja, no habrá nadie igual: el destino así lo ha querido. Hasta ahí bien, de hecho es una creencia muy romántica ¿no? Digna de compartirse por todo Hollywood, y digna de ser representada por la actriz de moda y  de verse en los cines de media España. Aunque no sepas exactamente de dónde viene esa creencia, te la crees.

Ahora, imagínate que te enamoras de alguien y esa persona se enamora de ti. Sientes que estáis hechos el uno para el otro, pero resulta que él o ella vive en Indonesia y tú en Barcelona. Y que la logística del momento hace inviable el reencuentro. Es más, la relación acaba tristemente y tú en tu corazón sientes que has perdido la oportunidad de estar con el hombre o mujer de tu vida.

Si tú crees que esa persona es la persona que ha elegido el destino para ti y tienes la mala suerte de que viva en Indonesia, si no os podéis ver ¿significa eso que nunca más en la vida podrás amar a alguien así?

Si tú quisieras volver a enamorarte y ser feliz de nuevo…dime ¿tener esa creencia te ayudaría o te limitaría?

Realmente en eso consisten las creencias, en verdades que nos potencian o limitan a conseguir nuestros deseos. No existe la verdad absoluta, el más puro hecho objetivo. Todo se tiñe con nuestras creencias, valores, juicios, pensamientos. Lo que es verdad para mí no es verdad para ti. ¿Por qué tendrías que estar equivocado tú? Pero… ¿ por qué lo tengo que estar yo?

Yo no sé si  las cosas que creo son verdades universales. A mí eso me da igual Yo las creo porque a mí me viene bien creerlas. No podría ser más práctica, sí; pero lo práctico no riñe con el amor ni con la vida, ni con el  misterio.

¿De dónde vienen tus creencias? Algunas, ni tú mismo lo sabrías contestar. Otras vienen de tus propias experiencias, o de cosas que has visto de crío y ni siquiera te has planteado si es cierto o no.  Una persona que crea que “ las personas que merezcan la pena están todas ocupadas” me juego un brazo a que ha tenido una mala ( o varias) experiencias así, y de ahí ha extraído esta creencia que por cierto le vale muy poco si quiere enamorarse de nuevo de manera saludable. Puede que me digas que tú efectivamente has tenido alguna que otra mala experiencia así, que ni una ni dos, que son más de cinco. Vale. Me vuelvo a jugar el mismo brazo a que antes de conocer a la segunda o tercera  persona que te rompió el corazón ya tenías la creencia en vena y si hay algo que me gustaría que te quedara claro hoy es que tu mente es como Google: buscará cualquier cosa que le teclees . Y pensar “Los que merecen la pena están todos ocupados” es teclear: “búscame gente que no merezca la pena y que esté libre o gente que merezca la pena pero que esté ocupada”. Y te lo busca. Y eso confirma tu teoría, y entonces el mundo es como tú dices, el mundo es un sitio seguro. Entonces te quedas como estás, sin pareja que merezca la pena, pero contento de TENER RAZÓN y aliviado de no tener que mover un dedo en cambiar algo.

¿Por qué es tan importante que entiendas cómo funciona una creencia ? Pues porque una creencia hará que tus acciones sean de una manera o de otra y por lo tanto tus resultados serán distintos dependiendo de qué creencia estemos hablando. Desafiar creencias es algo que los coaches hacemos a diario, pero es necesario hacerlo si quieres avanzar. Desafiar  creencias no nos gusta. Es incómodo, porque el mundo que conoces  se tambalea un poco. Tendrás que hacer cosas nuevas. ¿ Te compensará hacerlas?

¿ y cómo podemos descubrir, cambiar, retar, desafiar estas creencias? .

Bueno, el mismo hecho de querer desafiarlas ya es de por sí, un gran paso, aunque voy a darte un ejemplo  de cómo hacerlo (hay varias maneras, hoy os pondré éste) y utilizaré el caso anterior, es decir, alguien que quiere pareja estable pero que cree que sólo la gente emparejada merece la pena. Lógicamente, primero hay que sacar al sol la creencia, hay que verbalizarla, que no te de corte. ¡Escríbela!, hay veces, que con el simple hecho de escribirla pierde fuelle.

1ª) Escribe cuál es el resultado que te gustaría conseguir. Por ejemplo, aquí escribiría:

Tener una pareja estable con alguien  que merezca la pena.

2ª) Ahora coge tu creencia y dime qué acciones emprende una persona que crea algo así y que está buscando pareja. Se me ocurre tal vez que una persona que crea algo así pondrá su foco de atención en las personas que NO están disponibles.

3ª) Ahora dime qué resultados tendría una persona que ha actuado así. En este caso, diría que una persona que se fija sólo en esas personas no disponibles tal vez se metería en una historia de 3 con final infeliz.

¿Dista mucho este resultado del que querías? me temo que sí.

Ahora  vayamos a ese resultado que quieres conseguir y que de momento no ha sido así que es : Tener una pareja estable con alguien que merezca la pena.

E iremos de atrás a adelante.

1ª) Dime que acciones emprendería una persona que busca sólo personas que merezcan la pena: tal vez puede que dedique más tiempo a la búsqueda, al autoconocimiento, quizá aprendería alguna habilidad que le falta…etc.

3ª) una persona que emprende esas acciones, dime que creencia debería tener, a mí se me ocurre por ejemplo: “hay personas que merecen la pena , sólo es cuestión de saber buscar”

Hay varias herramientas para modificar creencias. Hablaré de ellas en otro post, pero con este ejercicio he querido que te des cuenta hasta qué punto una creencia te puede desviar de tu objetivo deseado, que puede ser disfrutar de una relación feliz.

Cuando algo no te veas capaz de conseguir, pregúntate ahí qué creencia te lo impide. Y acto seguido pregúntate si te viene bien o no creerla, y sino, cámbiala.

 Créeme, te vendrá bien.

.

Ven a mis talleres:http://www.ytuquequieres.es/cursos-y-talleres

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

(C) 2013 www.ytuquequieres.es

Creado por Diseño Web Madrid